15 de junio de 2016

Emplatando Hojas. Emilio González Núñez

Dejamos aquí memoria de la exposición "Emplatando hojas" (Arte, Naturaleza y Gastronomía) que Emilio González Núñez realizó en el Museo de Cáceres entre el 5 y el 14 de junio de 2016. Una bella muestra y una excelente propuesta de Emilio. Enhorabuena.



Imágenes: José Vidal Lucía

7 de junio de 2016

Viaje a Teruel, Rubielos de Mora, Albarracín, Cuenca y Monasterio de Uclés


Nuestro amigo Vicente Rodríguez Lázaro, socio de Adaegina, nos envía una breve y sustanciosa crónica de nuestro viaje de finales de mayo a tierras de Aragón y Cuenca. La acompaña con dos poemas. Aquí los publicamos, agradeciendo el envío, para que sirvan de memoria al estupendo viaje que realizamos a esos lugares.

Para ilustrar estos textos insertamos aquí 6 álbumes del viaje que hemos publicado en nuestra página de Facebook. En ellos, además de las imágenes (realizadas por Mariángeles Jareño y JVidal Lucía), hemos reseñado otros pormenores como el reconocimiento y el agradecimiento a los guías que nos han acompañado en cada lugar: Maria Pilar Barcelo Guallar (en Teruel y en Rubielos de Mora); Ignacio Ginesta Barquero, de la Fundación Santa María de Albarracín (en Albarracín); Pablo Garcia Moya (www.guiasdecuenca.es) (en el Nacimiento del Río Cuervo, en la Mina Romana de Cueva del Hierro, en la Hoz de Beteta y en Cuenca); Celina Quintas, responsable del programa educativo del
Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, (en dicho museo) y Guillermo de León (en el Monasterio de Uclés). A todos ellos, muchas gracias por el excelente trabajo de guía que han realizado. Esos lugares y paisajes se han revalorizado para nosotros con sus amenas y documentadas explicaciones.

Nuestro aplauso también a todos los responsables de la organización del viaje (Manolo, Charo, Goyo, Mª Carmen, Esperanza, ...) por la excelente planificación del mismo que nos ha permitido disfrutar de una experiencia viajera realmente memorable.


VIAJE A TERUEL Y CUENCA
(26 al 30 de mayo de 2016)

Llegó por fin la actividad más deseada del curso. La visita a ambas ciudades era muy esperada por ser desconocidas por una buena parte de los socios que decidimos realizarla en un número de cuarenta y dos.
En Teruel nos encontramos una ciudad coqueta, acogedora y bella, dividida en dos partes unidas por sendos viaductos y cuya faz rojiza destacaba a nuestra llegada al atardecer. Las terrazas de la plaza de San Juan. La calle Ramón y Cajal, el Óvalo y la plaza de Carlos Castel, con el Torico en su centro, grande en importancia y pequeño en tamaño, tal como lo vio el rey Alfonso II de Aragón desde lejos cuando el astado le señaló el punto central desde donde se formaría la futura ciudad, nos acogieron en unas tardes y noches primaverales y templadas. El mudéjar reluciente, esbelto y lleno del rubor de los ladrillos arcillosos de las torres de San Martín, El Salvador, la Catedral, San Pedro, con el Mausoleo de los Amantes Diego e Isabel, y otras menores; pero no menos importantes, se nos presentó con la belleza y la trascendencia que intuíamos. Posteriormente, en Rubielos de Mora nos ilustramos acerca de la arquitectura palaciega rural del Bajo Aragón, destacando las excelentes rehabilitaciones observadas.
Antes de desplazarnos a Cuenca recorrimos las vías recoletas y serranas de Albarracín, bellísima ciudad medieval perfectamente mimetizada con la sierra del mismo nombre, erigida en forma de pie ocre sobre un promontorio y en medio de un valle rodeado de cumbres empinadas. El camino hacia la capital castellano-manchega nos llevó a recorrer la citada sierra, dejando a un lado el río Guadalaviar, el nacimiento del Tajo y, ya en la serranía de Cuenca, efectuar una parada para disfrutar de las numerosas cascadas del nacimiento del río Cuervo y de las antiguas minas de hierro romanas, en la única tarde en la que la lluvia hizo aparición, aunque de manera breve y leve. Las espectaculares hoces de Beteta nos dieron la sensación de atravesar una gran ciudad natural con sus rascacielos pétreos revestidos de extensos pinares.
Cuenca la descendimos a pie en la jornada siguiente, tras realizar un recorrido panorámico por la espectacular hoz del Júcar, donde los huertos y los hocinos adornan la natural frondosidad del barranco. La iglesia de San Pedro, destruida y reconstruida en varias ocasiones, el antiguo palacio de la Inquisición, la sorprendente y magnífica catedral de estilo gótico normando, el palacio y museo episcopal, las casas colgadas, con su Museo de Arte Abstracto Español, los rascacielos coloreados, el constante velatorio al Santísimo de las “monjas blancas” cerca de los arcos del Ayuntamiento y la mansedumbre recoleta del casco moderno junto al Huécar y al Júcar conforman algunos de los múltiples escenarios que adornan la villa conquense.
La última etapa de este enriquecedor viaje nos llevó al Escorial Manchego, el monasterio de Uclés, sólida mole de estilo herreriano que fue la sede capital de la afamada orden de Santiago. Mientras degustábamos el almuerzo en el refectorio, desde el techo, los Maestres de la Orden nos observaban complacidos viéndonos como sucesores pacíficos de sus andanzas y devaneos de reconquista.
La armonía y el buen comportamiento del grupo en general volvió a ser un añadido que contribuyó a un placer mayor en el viaje.
Para finalizar añado dos poemas elaborados durante estos días y referentes a dos de las legendarias historias de amor adheridas a los recuerdos de Teruel y Cuenca, como un homenaje a estas ciudades entrañables que tan bien nos han acogido en unas jornadas insuperables.
Vicente Rodríguez Lázaro



Pulsa sobre los títulos de los álbumes para acceder a ellos.


__o0o__



__o0o__


 
__o0o__



__o0o__



__o0o__






Elaboración de los álbumes y de la entrada: José Vidal Lucía

17 de mayo de 2016

"De Dioses y olvidados" de Vicente Rodríguez Lázaro

A Vicente le gusta el espacio del Museo de Cáceres para presentar sus obras. Son varias las que ha presentado ya. Aquí siempre cuenta con un grupo de amigos que acuden para compartir estas primicias que Vicente ofrece de los libros que publica. Y decimos "que publica" y no "que escribe" porque son muchas las obras inéditas que están esperando salir a la luz. La editorial "Letras cascabeleras", que tan acertadamente dirige Víctor Manuel Jiménez Andrada, ha sido la encargada de esta publicación.

El libro fue presentado el 26 de abril. Le acompañaron en la mesa Víctor Manuel Jiménez, como editor, y su hijo Víctor Rodríguez Rodero, autor de las excelentes ilustraciones y de la cubierta del libro.


Consta de "catorce cuentos, un prólogo y un epílogo que conforman una narración en la que lo mágico y lo real se entremezclan con sensibilidad y eficacia narrativa".


En la página de Vicente en Facebook, aparece un magnífico álbum del acto publicado por Jesús de la Montaña Cid. Se puede consultar pulsando aquí.

--o0o--