23 de febrero de 2020

Ciclo de conferencias 2020: "El uso del azabache en Extremadura como joya y amuleto"


EL USO DEL AZABACHE EN EXTREMADURA COMO JOYA Y AMULETO, POR DOÑA ANDREA MENÉNDEZ MENÉNDEZ – ARQUEÓLOGA
                      (Miércoles,19 de febrero de 2020)

 
El azabache es un tipo de lignito poco conocido y, sin embargo, muy utilizado.
Vetas importantes en Asturias, Teruel y cerca de Batalha (Portugal). El material más usado: el asturiano.
Las piezas más frecuentes son las cuentas de collar, los rosarios, las fichas de ajedrez, los dados. Se usaba el torno de pie, el torno de arco, etc. (Edad Media, Turquía, Alemania).
Inicialmente el azabache es de color marrón. Solo tras el pulido adquiere el característico color negro brillante. Las piezas más antiguas son las cuentas de collar, en el Solutrense Superior, en Asturias. En Extremadura, ejemplares en Casas del Monte y Valencia de Alcántara (cuentas de collares).
Durante la Edad del Bronce se produce una época de oro en Inglaterra.
El nombre latino del azabache es “electrum nigrum”, también llamado ámbar negro.
En Roma se encuentran ajuares de enorme riqueza material y simbólica. En nuestra Península abundan las cuentas de collar y las pulseras.
En ocasiones, el azabache se confunde con el hueso quemado, aunque en no pocas ocasiones sea el material que nos ocupa. En el Museo de Arte Romano de Mérida existen dos piezas magníficas. También hay bastantes en el Museo de Cáceres.
En la Edad Media y en la Edad Moderna existe la posibilidad de que los ojos de ciertas figuras sean de este material. Hay muchas piezas relacionadas con la religión y la liturgia cristiana. Se encuentran objetos y figuras relacionadas con el Camino de Santiago. Continúa la preferencia por el azabache asturiano: cofres, pequeñas esculturas (siglos XV y XVI). Destacar una pequeña figura del apóstol encontrada en Burguillos del Cerro (Badajoz). Abundan las higas, figas o ciguas en Asturias y Granada. Se pueden contemplar varias expuestas en el Museo de Cáceres. Se acabaron prohibiendo a causa de la superstición religiosa, aunque en el siglo XVII reaparecen en las vestimentas de la realeza. Existen referencias en El Quijote.
Durante el siglo XIX se pone de moda el azabache en los lutos. En España es frecuente en botones, joyas y bordados.
En la actualidad viene de Venezuela un material parecido al azabache con una selección de higas protectoras, también de China y de Rusia. 
(Texto por D. Vicente Rodríguez Lázaro)

No hay comentarios: